Warning: Creating default object from empty value in /home3/serbusa/public_html/wp-content/themes/thestation/functions/admin-hooks.php on line 159
0

Centramos nuestra atención en los fallas que se producen en subestaciones eléctricas, en su mayoría debido a descuidos en sus intalaciones o a un mantenimiento deficitario.  Estos accidentes pueden evitarse, la mayor parte de las veces, con un plan de mantenimiento contínuo y eficiente.

Substation1El pasado mes de enero tuvo lugar una explosión en una planta de la compañía Pemex, en México DF, al parecer originada debido a fallas en una subestación eléctrica. Analicemos las diversas causas que pueden generar estallidos en equipos de este tipo, y cómo evitarlas.

Algunas son atribuibles al factor humano: labores de mantenimiento mal ejecutadas, fallas en su instalación o mala capacitación en los operarios encargados de las subestaciones. Se trata de situaciones en las que el personal encargado de su operación es quien genera un evento de tal magnitud. Otras podrían deberse a factores como sobrecargas eléctricas, variaciones en el voltaje, cortocircuitos y fallas a tierra –estas últimas suceden, por ejemplo, cuando hay animales que pueden morder los cables y hacer que éstos se ‘junten’.

Las subestaciones eléctricas funcionan como centros receptores de energía, que posteriormente abastecen a los centros de consumo. Generalmente cuentan con fusibles  de protección contra sobrecargas y variaciones en el voltaje, a fin de distribuir eficientemente la electricidad hacia los transformadores. En gran parte, el grado de resistencia y nivel tecnológico de los fusibles será determinante para contener un evento de este tipo.

El Plan de Mantenimiento

Un adecuado mantenimiento a los equipos puede prolongar la vida de éstos hasta 20 años, según sus condiciones de operación. Tiene que existir un objetivo claro: maximizar el tiempo de funcionamiento y minimizar los recursos. De lo contrario, se puede generar un programa completísimo que no deje espacio para ninguna posibilidad de falla, pero a un costo tan elevado que no lo haga rentable.

El transformador es considerado el equipo más importante de una subestación, lo que hace suponer que es en él donde se debe invertir la mayor cantidad del presupuesto de mantenimiento. Sin embargo, muchas veces las fallas se concentran en los equipos de Media Tensión y en los de maniobra. Sin un adecuado análisis de confiabilidad, es probable que no se detecten estas variables y se tomen decisiones erróneas basadas sólo en la experiencia y no en el caso a caso.

Finalmente, la última etapa en la construcción del plan es asignar los recursos, definiendo la frecuencia y la modalidad con la que se van a monitorear los modos de falla de acuerdo a determinados modelos de inspección.

Tras asignar los recursos, el plan se valoriza y se evalúa su funcionamiento comparando costos y mayor eficiencia de la subestación. En definitiva, se comprueba si el Programa de Mantenimiento diseñado es rentable o no. Utilizando el mismo sistema de evaluación, también es posible definir los equipos que deben ser reemplazados o bien aquéllos para los que debe haber redundancia.

Os mostramos un vídeo que refleja las partes de una central y subestación eléctrica, así sobre como lograr un suministro fiable de electricidad, que garantice durante el ciclo de vida completo de la planta, un correcto funcionamiento de todos los componentes.


YouTube Direkt

Deja un comentario


7 − one =